Ser turista inconsciente en redes sociales, tiene implicaciones en la vida silvestre.

Content Image

Ser turista inconsciente en redes sociales, tiene implicaciones en la vida silvestre.


Nemesys Barrantes Chaves,
Abogada Ambiental.
Coordinadora del Proyecto Planeta Universidad Castro Carazo.
Voluntaria en áreas de conservación. 

“Ese precioso y necesario don del sentido común, que es el menos común de los sentidos”. –Ramón Gómez de la Serna.

Al tener la suerte de encontrarnos en uno de los países con mayor cantidad de biodiversidad en comparación a su territorio, se nos hace cotidiano observar y estar en contacto con una gran variedad de animales silvestres, principalmente si nos encontramos en comunidades rurales o si nos aventuramos a visitar alguna de las áreas protegidas, que corresponden a un 25% del territorio nacional en Costa Rica, lo cual incluye todas las diferentes categorías de manejo.

Es entonces cuando estamos en sitios habitados por vida silvestre, donde, en ocasiones, nos volvemos más silvestres las personas que la fauna que habita en el lugar, y realizamos acciones que, aunque en la mayoría de los casos tienen una buena intención, que podría parecer a simple vista que no causan daño alguno, por ejemplo, comportamientos como darles comida a las especies del lugar, buscar abrazar o tocar animales, son acciones peligrosas para las especies.

Si bien lo anterior es incorrecto, en muchas ocasiones se va más allá, y las personas abusan de las especies consciente o inconscientemente. A propósito de eso, la Ley de Conservación de la Vida Silvestre N° 7317 en el artículo 27 indica­:

Se prohíbe la exhibición temporal o permanente de vida silvestre nativa o exótica en espectáculos circenses en todo el territorio nacional, así como la importación de vida silvestre que forme parte de circos, espectáculos públicos ambulantes y similares al territorio nacional, cuando su finalidad sea la exhibición pública de estos organismos.

Sin embargo, en ocasiones son precisamente turistas y guías de turismo, las personas responsables de ese tipo de espectáculos públicos ambulantes mencionados en la citada Ley.

En las áreas de conservación debido a su amplitud es imposible para las personas guarda parques controlar los circos que se generan con animales silvestre dentro de su mismo hábitat natural, se invade el espacio de las especies, en ocasiones el desarrollo de los instintos naturales y la función que cumple cada especie en la cadena trófica se ve limitada. La pérdida de los sentidos naturales cómo el olfato, el no alimentarse con semillas, frutas, pastos, y cambiar la dieta por comida que les brindan las personas, hacen que el excremento de los animales que de forma natural cumplía una función específica, como por ejemplo el esparcimiento de semillas dentro del bosque ya no sea posible.

Además, la fauna adquiere comportamientos distintos a los que tendría si no se viera influenciada por las acciones de las personas, como por ejemplo el aumento creciente de mayor sociabilización con las personas, aprender a pedir, a robar alimentos o robar artículos creyendo que es comida, ha tenido un incremento notorio en múltiples sitios donde la relación de las personas con los animales silvestres es inapropiadamente cercana.

Todas estas escenas por cómicas o ¨tiernas¨ que parezcan, son una gran problemática ambiental, ya que además del daño ocasionado a los ecosistemas, las personas suben posteos con fotos y videos a las redes sociales, de esta interacción no correcta con la fauna silvestre, que desencadena que más personas quieran hacer lo mismo cuando visitan áreas rurales o naturales.

Debemos entonces señalar y dejar de normalizar los selfies con animales silvestres, desistir de querer repetir fotos o imágenes encontradas con cada vez más frecuencia en los medios digitales, y desarrollar un mayor pensamiento crítico del daño irreversible que se le está causando a esas especies sin capacidad de raciocinio.

Hago un llamado a crear sensibilidad por la fauna, a cuidarla de forma correcta: al respetar su espacio físico, sus hábitos alimenticios, y no perturbar a las especies con flash, manos, palos o exponerlos a bacterias propias de la especie humana.

Esa tarea es nuestra, porque somos la única especie con capacidad de razonamiento de este planeta, para protegeros a ellos, y por paradójico que parezca, en más de una ocasión olvidamos poner en practica esa gran capacidad con la que contamos. Permítele a los animales ser más animales y permítete ser menos invasivo.

lamartaorg
Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Thumbnail

Publicación anterior
Personas y...