Protección del Refugio

Content Image

El Refugio de Vida Silvestre La Marta está bajo la propiedad y administración de la Universidad Castro Carazo, institución de educación superior comprometida y responsable de velar por los recursos naturales ante la sociedad costarricense. En La Marta se protege una extensión de 1520 hectáreas de bosque, o su equivalente a 70 veces el Parque Metropolitano La Sabana, aproximadamente un 60% del territorio corresponde a bosque primario y el 40% restante está cubierto por bosque secundario, en distintas etapas de regeneración natural.

“¿Quién sino una Universidad -comunidad de expertos y académicos- puede convertir a La Marta en un lugar dedicado a la educación y a todas las manifestaciones de la cultura?”

Manuel Víquez Carazo, Director del Refugio

La Marta se convierte en un aula-laboratorio y como tal está abierta al mundo para que allí coincidan las mejores manifestaciones científicas, tecnológicas, filosóficas y espirituales, para relacionar a la sociedad con su entorno natural, que dan como resultado mayor sensibilidad con la sostenibilidad, la eco-formación, la conciencia planetaria y todo aquello que contribuya a que las personas alcancen el más elevado nivel empático con el mundo que le rodea.

Nuestra filosofía

La Ecoformación transforma nuestra visión de la relación de las personas con la sociedad, su entorno y el medio ambiente, en un proceso de aprendizaje constante que se da a lo largo de la vida, y donde todas aquellas acciones que debemos ejecutar o evitar para tener como resultado una convivencia en armonía, son parte de la consciencia planetaria.

Todas las acciones de educación ambiental que lleva a cabo La Marta, corresponden al Programa CAM-Bio (Centro de Aprendizaje para la Mitigación del Cambio Climático), diseñado por la Universidad Castro Carazo y abierto al público, este programa busca que las personas tomen consciencia de la realidad ambiental del mundo en que vivimos y aprendan cómo se debe actuar para mejorar.

“Los efectos del cambio climático no solo se aprecian mejor en los bosques y los ríos, sino que, cada vez son más impredecibles e intensos.”

Manuel Víquez Carazo, Director del Refugio

El bosque y su antigua hacienda se convierten ahora en el lugar perfecto para investigar y comprender, entre otras cosas, el enorme poder de la naturaleza, las causas y efectos del cambio climático, las prácticas para la restauración del ambiente y cómo lograr un desarrollo social en equilibrio con la naturaleza.

Más información del programa: mviquez@lamarta.org