Historia

Content Image

Historia del Refugio

La Marta es parte de Kabar-Jérikä-Takí (nombre en cabécar de la gran cordillera de Talamanca), el único territorio de todo el continente americano cuya naturaleza y pueblos ancestrales frustraron todos los intentos de la conquista española.

Según antecedentes recopilados, la actividad productiva agrícola y la pecuaria en el lugar se desarrolló de 1870 a 1930, cuando se había logrado un cierto mercado permanente para el café, azúcar, cacao y banano.

Las ruinas del Refugio son un conjunto de restos estructurales de lo que fue la infraestructura de la Hacienda La Marta a finales del siglo XIX. Hoy, estas ruinas representan un excelente patrimonio histórico-cultural, que le invitamos a recorrer a través el tour histórico y conocer el beneficio que era usado para el despulpe del café, el trapiche para el tratamiento de la caña de azúcar, el aserradero, la lechería y la planta hidroeléctrica, entre otras áreas que, pese a los años, están presentes y nos cuentan su propia historia.

La topografía, vegetación y clima de La Marta hacen que ésta sea un verdadero afluente de incontables ojos de agua, nacientes y quebradas. Los ríos Gato y Marta son los principales atractivos para el disfrute de quienes nos visitan, las nacientes provienen las montañas de la cordillera de Talamanca, con un gran valor socio-ambiental de estos bosques, como productores de un abundante caudal de agua potable de forma continua durante todo el año.

“… una vez fue territorio cabécar lleno de sabiduría ancestral que, posteriormente fue invadido y ultrajado por la codicia humana, luego abandonado por las fuerzas de la naturaleza y por último adoptado por una Universidad para dedicarlo a la conservación, la investigación y la educación.”
Manuel Víquez Carazo, Director del Refugio