Cambié los tacones por botas con barro

Content Image

Cambié los tacones por botas con barro


Mariechen Lang Alvarado
Vicerrectora de La Marta
 
Cambié mis tacones altos por botas con barro, y descubrí mi pasión por cuidar el alma de Costa Rica: sus bosques y su naturaleza.

Hace 30 años trabajo, soy administradora y hotelera. La mitad de ese tiempo trabajé para grandes compañías, multinacionales, cadenas hoteleras, tuve oficinas lujosas, reuniones en restaurantes 4 tenedores y en hoteles 5 estrellas, usaba vestidos sastres, blusas de seda y perfumes caros, pero siempre me cruzaba por la mente ¿“qué estoy haciendo aquí, en qué estoy contribuyendo con la sociedad, con el mundo”?

Por muchos años busqué esa respuesta, sin encontrarla, hasta que un día el destino me presentó a uno de mis grandes amores “el bosque tropical”. Me fui a vivir al Caribe Sur, justo dentro de un área protegida. Desde ahí, mi cariño por la naturaleza fue creciendo, al igual que la necesidad de protegerlo. No tenía mucha plata para poder hacer grandes donaciones para la conservación, pero si tenía una herramienta poderosísima y que no me costaba nada, y era la de transmitir mis conocimientos acerca de la importancia de cuidar el bosque. Así que a cuanta persona conocía, intentaba hablarle de lo importante de no cazar, ni talar árboles, tampoco de contaminar ríos o de pescar en época de veda.

Tuve la dicha de trabajar en los dos sitios más estudiados en los trópicos a nivel mundial, la Isla de Barro Colorado en Panamá, y la Estación Biológica La Selva en Costa Rica. Aquí aprendí que la ruta adecuada para conservar la naturaleza, es educar a niños, jóvenes y adultos en temas de conservación, pero más aún, despertar un compromiso social de cuidar mejor el planeta.

Ahora que llego a La Marta, como su Vicerrectora, tengo otra gran oportunidad de aportar mi granito de arena diseñando y ejecutando proyectos que generen un compromiso en sus visitantes, de cuidar mejor al planeta. Todos somos un ecosistema, personal, social y ambiental; y en este ecosistema, La Marta está llamada a tener parte activa y ser un actor más en pro de formación académica, para preservar la vida de todos los seres del planeta y de sus recursos naturales.

NO hemos hecho un gran trabajo cuidando nuestra casa, los incendios, sequías e inundaciones son más frecuentes. Y creo firmemente que, con educación enfocada en la conservación, podemos mitigar un poco el daño que le hemos hecho al planeta.

Una vez escuché a una CEO decir que para ella todo lo que no tenía acceso a HBO era una zona salvaje, peligrosa e incómoda, y que el bosque era innecesario para el ser humano. ¡Uy, me dejó con un dolor en el corazón tan grande! He encontrado personas con menos formación académica que saben, viven y sienten el amor por la vida y el respeto por todos los seres que formamos este ecosistema del planeta Tierra.

No es tarea fácil, todo cambio inicia con dar el primer paso, pero, aunque el camino sea largo, en La Marta late en nuestro corazón el compromiso de educar para cambiar, de educar para comprometer, y de educar para preservar todo tipo de vida.

lamartaorg
Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Thumbnail

Publicación anterior
El alma de la Marta

Thumbnail

Siguiente Publicación
Personas y...